Hasta el ex presidente sabe por qué Argentina, a pesar de tener al genio Messi, es un desastre como equipo.