El Zenit se proclamó campeón de la liga rusa y los fans no podían creer cuando el héroe de su equipo subía a recoger su medalla así.