Estuvo a punto de colgar los botines por una humillación blaugrana, pero recapacitó y fue incluso campeón del mundo en Rusia 2018.