Florijana Ismaili se zambulló a nadar y tiene a buzos y robots detrás de su paradero. Las aguas de ese lago tienen una pésima reputación.