La cancha estaba horrible y Cristiano erró muchísimo en el Portugal-Luxemburgo. Al final consiguió un tanto y escuchó repetidas burlas.