Los jugadores del Zenit y Krasnodar agredieron a funcionarios y a la prensa en dos peleas.