Horarios

Tiene privilegios de los que no gozan los demás reclusos. Recibe 50 visitas por día, todo el mundo quiere hablar con él, incluso los niños.