El portugués, quien se encuentra en Madeira pasando la cuarentena junto a su familia, tiene un motivo más para sonreír: su madre.