El KOT del uzbeko Shakhram Giyasov le dio la vuelta al mundo, no por cómo dejó al nicaragüense Julio Laguna, sino por su peculiar celebración.