Mesut Ozil podrá ser el último en haberlo denunciado, pero sin duda no es el primero en haber sufrido de actitudes racistas en su contra.