Horarios

Martín Onti: Un tal Morata

Que carguen todas las bayonetas porque la búsqueda y la sinrazón encontrarán seguramente un culpable. Los motivos sobrarán al lanzarse a por ese alguien que se necesita para calmar la ansiedad. Sólo los valientes tendrán la inteligencia de pensar, el resto precisará del golpe artero para salvaguardar sus propios intereses. Eso siempre hicieron los mediocres, de allí que no me extrañe verles en la persecución de Álvaro Morata.
 
Para hablar acerca de fútbol, sobre todo, hay que entender de fútbol. Hay que comprender que este deporte se juega con 22 futbolistas, 11 de cada lado y que ninguno es igual al otro. Que todos los partidos nunca son un calco del anterior y que 23 personas en total –quizás ‘veintitantos’ ahora con los del VAR- son, con sus diferencias de reacciones, parte de este espectáculo popular que distrae cada 72 horas promedio al mundo.
 
La Selección de España ha jugado 2 partidos en esta Eurocopa y su actuación debe ser juzgada desde toda una variedad de ópticas. Hay 24 equipos participantes y analizar a cada uno en particular, requiere meterse en la camiseta de cada participante sin disparar indiscriminadamente contra todo lo que se mueva más allá del ‘rating’ de audiencia.
 
Los 8 magníficos continúan siendo los mismos con que esta Euro2020 arrancó. A falta de una jornada para completar la primera fase del torneo, no hay muchos indicios que lo que ya presagiábamos vaya a cambiar en demasía. Quizás una mínima incidencia dentro de la anormalidad que la relatividad del juego impone. En fin, nada que escape a la imaginación cuando de fútbol se trata.
 
Francia, Italia, Bélgica, Alemania, Inglaterra, Holanda, España y Portugal fueron desde un principio los elegidos, y todo hace pensar que lo único que alterará la posición final será el producto de las incidencias que el fútbol siempre admite y admitirá.
 
Más allá de las funciones encomendadas a Morata en el sistema de juego de Luis Enrique, tiene más sentido en el análisis, me parece, hacer hincapié sobre las consecuencias de origen que sobre los hechos del momento. El cansancio de la estación europea en que se juega, el background físico y mental al límite de su aguante natural tras una intensa y complicada temporada, y sin perder de vista el ‘combo’ en el que se debate este tópico.
 
Por ello, centrar el punto de ejecución exponencial de manera ingenua en un blanco llamado Álvaro Morata tiene sus maneras de entenderse. Contemplar las falencias es tan importante como necesario, pero nunca alejado de la apreciación que el fútbol exige como para encapricharse de manera ‘sagaz’ en el único centrodelantero referencial que la Selección de España tiene.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!