Horarios

Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST
Mar.Dic.15 12:00 AM EST
Mié.Dic.16 12:00 AM EST

Martín Onti: Pésima idea y pésimo resultado

MADRID, España.- El insostenible planteo táctico de Luis Enrique Martínez en Kiev le lleva a su primera derrota ante Ucrania tras el regreso al banquillo de la Selección de España. Peor no se podría haber leído un partido y por lo tanto, una pésima idea obtiene un pésimo resultado cuando bien podría haber sido evitado con una mejor predisposición estratégica.
 
No se entendió la constante inclusión de Sergio Reguilón casi en función de ariete atacante por fuera de Ansu Fati, y ya se sabe, el efecto dominó siempre termina desmoronando el tablero. Pau Torres debió abrirse sobre la zona que el ex del Sevilla dejaba huérfana a su espalda y Súper Ramos debía exigir el cierre siempre tardío de Rodrigo, el del Manchester City, y de Jesús Navas impedido de subir su banda para ayudar defensivamente. 
 
 
 
El horror estratégico que el equipo de Andriy Shevchenko comienza a explotar al darse cuenta que esta España era vulnerable tácticamente por culpas propias, le permite a los ucranios sacar ventaja en la utilización de los espacios en el mediocampo, allí donde desde el inicio ni Sergio Canales, ni Miquel Merino, primero, ni Ceballos luego, acertaban a entender a qué se debía jugar.
 
Descompuesta España desde entonces, y sin fundamentos positivos desde sus supuestas áreas de gestión, la zona de ataque no pasaba más allá del atolondramiento de Adama Traoré, la insuficiencia de atacante que mostraba Rodrigo, el del Leeds United, y la noche tan aciaga como opaca de Ansu Fati.
 
España, más allá del mensaje satisfactorio que intenta dar Luis Enrique tras esta derrota, jugó decididamente de manera mediocre. Cuando un estratega de un seleccionado nacional ordena, a falta de poco tiempo y mejores alternativas, dar rienda suelta para que su ‘Rambo emblemático’ se vaya desde su posición de defensa central a instalar como centro delantero, lo conveniente es sentarse a rever el todo que concierne a la idea, a esa pésima idea que sólo obtuvo como corolario, un pésimo resultado.
 
Puede que haya sido un mal partido y nada más. Sin embargo, la repetición de movimientos, la falta de corrección a tiempo y la insistencia en insistir con lo que no se debe hacer, indican un abuso de intenciones que de algún lugar brotan en momentos de incertidumbre. Eso es lo preocupante.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!