Horarios

Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: Neoliberalismo futbolístico

Quizás en términos políticos, donde se podría entender mejor el pensamiento y la idea del Poder que ansía el fútbol hoy, podríamos explicar más fácil la llegada de Lionel Messi a la entidad de Nasser Al-Khelaifi. De esta manera, cuando alguien actúa como lo hace el Paris Saint-Germain, remitirnos a esos comportamientos nos deja la perspectiva de la realidad a bocajarro.
 
Partiendo de la definición de neoliberalismo, debemos aceptar que nos referimos a una corriente de pensamiento económico y político que se basa en la defensa de un sistema capitalista. Dicha idea se basa en una estrategia que permite encontrar nuevas vías a la planificación económica por parte de un Estado –el PSG en este caso- para redireccionar el control sobre un contexto –el futbolístico en este particular- con la excusa de convencer a la mayor cantidad de gente posible de que las partes son tan apetecibles como el todo.
 
Eso sí, en beneficio de la entidad parisina podría argumentarse que ha habido mucho trabajo involucrado para acercarse a esta alternativa. Es cierto que han sido años de planeamiento exigente e inteligente, no eximio de apropiada paciencia, para conseguir conformar el poderío futbolístico que aparenta tener ahora el equipo que dirige Mauricio Pochettino. 
 
Con esto en cuenta, la institución que preside el mandatario qatarí se acaba de quedar sin opciones para excusar la falta de éxito, porque este será, a partir de la llegada de Messi, la condicionante inevitable para la obtención del objetivo o, mejor dicho, de los objetivos que deberá obtener sí o sí el PSG. 
 
La Liga, Copas nacionales, cualquier torneo que se presente en el horizonte del club y, sobre todo, la Champions League, exigirán el título máximo como única meta admisible para la subsistencia de un proyecto que no tiene, ni permite, otra alternativa. A partir de ahora, todo lo que no tenga un absolutismo triunfal significará un rotundo fracaso para la entidad parisina.
 
Este mundo lúdico en el que habitamos suele no cuestionar las políticas pero, en su lugar, exige logros. Gran parte de nuestra humanidad ansía disfrutar pagando el pan y el circo que se les provee a cambio de placer, de jolgorio, aplausos y victorias que anulen el pensamiento crítico. Esto es algo así como entender que conformar un Globetrotters futbolístico para entretener a la gente, alivia todos los males posibles sobre un terreno donde el plan maestro suena perfecto.
 
El Paris Saint-Germain está, ahora más que antes, estructurado bajo un modelo de existencialismo donde sólo la conquista de cada evento que dispute alimentará su poderío, a menos que el castillo de arena se desmorone antes de tiempo si Kylian Mbappé decide emigrar a otro club si, fundamentalmente, no se conquista la Champions League, o los egos se terminan imponiendo a la capacidad de Pochettino por controlarlos.
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!