Horarios

Mar.Ago.18 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT
Jue.Ago.20 12:00 AM EDT
Mar.Ago.25 12:00 AM EDT
Mié.Ago.26 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.12 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT

Martín Onti: Massimiliano Allegri

Leía ayer unas declaraciones de Massimiliano Allegri en un diario de su país, en las cuales daba a conocer su punto de vista sobre el fútbol en la actualidad. Cuando un maestro habla, me dije, los que intentamos aprender debemos saber escuchar -leer en este caso- y es allí donde el ex técnico de la Juventus deja muy en claro su óptica y una direccionalidad de aprendizaje que nos tiene que servir para ampliar nuestra propia perspectiva futbolística.
 
A pesar de las épocas, Allegri no se posiciona tan atrás en el pasado para ejemplificar su idea. De haber sido así, la reticencia a leer sobre el Wunderteam austriaco de Hugo Meisl, los Mágicos Magiares húngaros de Gustav Sebes, el gran Brasil del ’70 de Mario ‘Lobo’ Zagalo, o la Naranja Mecánica holandesa de Rinus Michels, quizás nos hubiese alejado de esta lectura.
 
Lo que hace el estratega italiano, en cambio, es acogerse a la contemporaneidad general que el mundo exige hoy, citando hechos cercanos como prueba de su precisa postura. Habla el livornés de ejemplos palpables que todos conocemos sin abrir libros y sin necesidad de tener que acudir a la lejanía en la memoria para reflotarlos. 
 
Allegri Nos da una ojeada rápida y concisa de la subordinación moderna del juego al presente, de las urgencias en la adaptación a los elementos que nos rodean para conformar un proyecto convincente. Habla de la inteligencia y el sentido común que demanda el fútbol y echa por tierra, subliminalmente, con lo que va convirtiéndose de a poco en antigua metodología.
 
En su ‘charla’, toca someramente, más por respeto que por convicción, aquel letal Milan de Arrigo Sacchi que lo ganaba todo; hace un más sólido hincapié en el Barcelona de Josep Guardiola y en el Liverpool de Jurgen Klopp, y cuando lo hace, desnuda la intención de su pensamiento en el análisis del juego moderno. Pone en perspectiva las razones y justifica por ende las causas y los propósitos.
 
A lo mejor, y a partir de esta instancia, muchos otros contemporáneos de Massimiliano Allegri comprendan que sin Xavi, Iniesta y Messi, Pep Guardiola debió haber jugado distinto para conseguir los objetivos de aquel Barça de los 6 títulos, y que de igual manera Klopp, sin Mané, Salah y Firmino, hubiese dispuesto de tácticas diferentes para el renacimiento del mítico espíritu de Anfield que gobierna el fútbol inglés en la actualidad.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!