Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Los escenarios del miedo

Nadie podrá negar que no conoce el miedo. Es hasta lógico que a través de nuestra vida atravesemos tempestades en las que le encontramos cara a cara. No discutiremos que existe, al contrario, basado en ello la respuesta es saber que lo debemos superar de alguna manera sin perjuicio de nada ni de nadie.
 
Durante estos últimos días varias han sido las situaciones que han llamado nuestra atención, al margen del Covid-19 en sí, que nos han llevado a pensar sobre su eterna presencia. Nadie ha quedado al margen de esta inesperada actualidad que nos tiene a maltraer enfrentándonos con la incredulidad que nos conduce a lo desconocido. 
 
El deporte en general, como parte importante de la vida de mucha gente, nos ha entregado casos para darle espacio al pensamiento y al juicio desde diferentes perspectivas. Hechos aislados, individuales, grupales y decisiones en los que personajes distinguidos han estado involucrados en relación directa con el Coronavirus, nos han demostrado que hay fortalezas que se rompen cuando llegamos a los límites.
 
Casos reconocidos como el de algunos futbolistas escabulléndose despavoridos hacia lo que les sonaba a protección, sólo nos instruye para corroborar que el hombre termina siempre siendo un animal de costumbres básicas.
 
Neymar Jr., Gonzalo Higuaín, Luka Jovic y algunos otros poseedores de excusas a la carta, nos muestran esa impronta del pánico que domina el escenario ingobernable. Buscan con la huída, lo sabemos, el regreso a la comodidad del útero del que venimos, allí donde los tiempos nos dan espacio para tranquilizar una espera agónica difícil de solventar alejados del verdadero sentido de confort.
 
No se podría culpar a ninguno de ellos, hombres hechos a la sombra del halago ocasional porque, en el fondo, la razón no entiende de sentidos materiales. Una mirada familiar, de olores tan básicos como comunes, basta para justificar la osadía de la treta, del engaño y del riesgo que significa atravesar fronteras sin el permiso concedido.
 
Esto, en gran medida, es el pánico a que de alguna manera estamos todos expuestos y supeditados en pleno siglo XXI, justo cuando creíamos que todo estaba bajo control. A lo mejor tal control necesitaba de este descontrol para repensar la situación y enterarnos que, en realidad, no controlamos absolutamente nada.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!