Horarios

Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST

Martín Onti: "La élite adolescente"

MADRID, España.- Achacar la culpa a los futbolistas adolescentes de hoy del desproporcionado interés en el dinero y la fama, no es una buena medida sin evaluar antes el origen del inconveniente. Ser tenidos en cuenta como beneficiarios del reconocimiento es para ellos una necesidad a la cual el viciado entramado del entorno les empuja. Las urgencias de unos tiempos modernos tan exigentes provoca que la velocidad de la ansiedad en lugar de disminuir, se acelere a niveles incontrolables.

Es entonces cuando la ayuda de la experiencia del entorno se transforma en inestimable. Como si el mundo se fuese a terminar de repente al día siguiente, la reacción de estos juveniles no mide consecuencias, sino hasta que el presente toca a sus puertas para advertirles con ese toque de atención que sólo la realidad le suele dar al ser humano.

Está claro que el mensaje no solamente sirve para el fútbol, pero, nosotros lo centramos en el juego porque luego puede que sea más fácil su polarización hacia otros campos. Jóvenes, casi niños, a quienes las circunstancias les han hecho crecer con inmediatez, proponen acciones desde sus diferentes reacciones a tener en cuenta.

El ejemplo de ayer, sin ir tan lejos en el tiempo, nos mostraba a un niño de 17 años firmando junto a su padre una propuesta contractual de medidas más aceptables en materia de emolumentos económicos, planeamiento de su carrera deportiva y futuro no sólo inmediato, sino de mediano y largo alcance. Ansu Fati parece haber entendido la ecuación a su corta edad.

Días atrás, sin embargo, veíamos en la persona de Vinicius Júnior, 19, en ocasión de la entrega del Balón de Oro en París, a un chaval abatido por los pormenores de una situación en la que se sentía incómodo, casi frustrado podríamos decir, donde su asiento parecía opacar su pertenencia a ese espacio, porque en su alma el olvido a que lo somete la suplencia en su equipo se refleja hoy en su rostro.

En el mismo evento, Matthijs de Ligt, en su caso y con apenas 20 años recién cumplidos, se mostraba insatisfecho a pesar de ser nombrado el brillante ganador del "Trofeo Kopa" que se otorga al mejor futbolista menor de 21 años del planeta. Si desde el semblante de ocasión que tenía el joven defensa de la Juventus, pasamos a destacar la cierta desazón que mostraba el de Jadon Sancho, 19, o el de Joao Félix, 20, que resultaron segundo y tercero respectivamente, nada más nos queda por agregar.

Podríamos mencionar muchos más casos similares, en donde el tema prioritario no trata sobre la jerarquización de una figura a través de hechos consumados en un tiempo prudencial de su "profesionalismo", sino sobre la necesidad de reinventar las partes del negocio ante el desinterés que el pronto adiós de las grandes estrellas amenaza con vaciar la élite del fútbol mundial.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!