Horarios

Martín Onti: Kempes Dixit

Cuando Mario Alberto Kempes se atreve a opinar sobre la inmediatez con que Lionel Messi debería dejar el FC Barcelona, quedan dos cosas por hacer. Una es entender una opinión basada en la liviandad de un pensamiento pasando página a la velocidad de la noticia, y la otra, muy distinta, es sostener con fundamentos reales y concretos lo que se sentencia desde una franqueable atalaya de glorias pasadas.
 
Se debe ser muy cuidadoso al hablar porque la falacia que suelen contener los puntos de vista ajenos, pocas veces son defendibles desde los propios. Las historias, como a veces los partidos de fútbol, nunca trascienden por los mismos senderos. Uno puede imaginar un escenario, pero bien puede ser que este sea el incorrecto.
 
Planteadas las dos disyuntivas, diría que las palabras de ex futbolista pasan a tener adeptos y adversos. Se hace difícil, conociendo exactamente la historia del ‘Matador’, que el abanico de una carrera deportiva no tenga el análisis correspondiente, especialmente desde aquella tarde que con nombre falso debutó en Instituto de Córdoba ante Belgrano en un partido en el que su portero, Ezequiel Balverdi, le salvó de las garras del experimentado defensa rival Tomás Cuellar.
 
Puestas las cartas sobre la mesa para medir alcances y consecuencias, no se puede comparar situaciones tan disímiles entre uno y otro como para arriesgar una opinión tan tajante. Una cosa es emigrar y protagonizar cambios a la temprana edad de la adolescencia, que hacerlo años más tarde cuando la adultez condena sin piedad.
 
Cuando una persona, Mario Alberto Kempes en este caso, se contradice asegurando un día que Messi es el mejor jugador del mundo para al siguiente plantearse que no es así, se hace muy fácil para nosotros rebatir al hoy periodista que para ganar la Champions League el capitán azulgrana debe dejar su club, a ese club que tan fiel  Messi le ha sido en una época de saltimbanquis. Aquí es donde es válido que el espectador deba pensar unos minutos en los ‘Kempes-Dixit’ aparecidos en un prestigioso medio alemán.
 
Hoy Mario Alberto Kempes tiene un estadio en Argentina con su nombre que, de verdad, yo discuto. Más todavía cuando el gran logro del ex ariete internacional fue haber salido campeón del mundo en una controvertida competencia que aún, a día de hoy, es discutida por la forma en que fue obtenida por aquel equipo que dirigía César Luis Menotti en 1978.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!