Horarios

Sáb.Sep.18 9:55 PM EDT
Dom.Sep.19 11:00 AM EDT
Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT

Martín Onti: El triángulo de las Bermudas

La necedad suele ser el disparo que mata a los inteligentes. Uno ve a esta España Olímpica de Luis de la Fuente y no puede más que desear que el técnico de ‘La Rojita’ recapacite de su tozudez táctica-individual para no quedar atrapado en la traición estratégica a la que parece obedecer por momentos su equipo.
 
Es sabido la deficiencia de goles, de efectividad, de los jugadores españoles frente a las porterías adversarias. No es un mal mayor, a tenor de que a nadie se le escapa la falta de concreción en los conjuntos nacionales, y sí una falencia que se ha ido constituyendo en un traumático desafío. Tomado como tal, el trabajo puntual en esa deficiencia se hace necesario implementarlo con dedicación y persistencia.
 
Hoy, España volvió a adolecer de definición ante una Australia fortalecida por su triunfo inicial frente a Argentina, y a quien vulneró recién en el minuto 80 de partido. Nadie rechaza el plan general de juego, pero a veces los pequeños detalles son los que marcan diferencias, y si en ellos no se hace el apropiado hincapié, el resultado final queda a expensas de la fortuna. Una mala apuesta si se confía en esto.
 
Quizás tenga justificación la falta de hombres con convencimiento y aptitudes para vencer ese grave problema que atraviesa el fútbol de los ibéricos, pero, esto no significa que la inteligencia táctica, dependiendo de las circunstancias y de los rivales, deba contemplar caprichos fuera de lugar. Imaginar lo contrario, hablaría mucho peor de Luis de la Fuente.
 
La ausencia de mejores futbolistas para cubrir puestos esenciales, como son los marcadores laterales y los centrodelanteros, problema que aqueja a LaLiga en general, se hacen evidentes cuando para encontrar un lateral izquierdo de confianza se debe acudir a Jordi Alba con 32 años, o a un delantero reconvertido para el carril derecho, Jesús Navas, de 35, como referentes en esas demarcaciones; o, lo que es quizás peor aún, a un falso ‘9’ como Gerard Moreno o a un ‘mediocre’ Álvaro Morata, para decir que la selección española tiene un punta de ataque.
 
Ese ‘Triángulo de las Bermudas’ en que parece perderse el fútbol español, no tiene más explicaciones que la falta de dedicación a proyectar un futuro que ya nuestro presente lo deja expuesto. No se ha tenido el debido cuidado en desarrollar jóvenes en ciertas posiciones que son trascendentales para un sistema adoptado hace bastante tiempo. Y eso lo demuestra ahora este equipo de Luis de la Fuente.
 
Ocurrió con ‘La Roja’ en la reciente Eurocopa, y está sucediendo con ‘La Rojita’ en los JJ.OO. de Tokio 2020. Eso sí, si sumamos que por error de apreciación, cálculo o lo que corresponda, te quedas sin poder hacer cambios a 10 minutos del final con 2 por hacer, y por no pensar apropiadamente en las contingencias del juego, cualquier triángulo puede terminar engulléndote en la incompetencia.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!