Martín Onti: El pragmatismo y la libertad

Nos deberíamos preguntar de qué sirve un entrenador si su mensaje no tiene aceptación en una plantilla, si los futbolistas con que cuenta no obedecen a su forma de entender planificaciones. A qué se limita su trabajo y hasta dónde su mensaje tiene trascendencia para ser ejecutado. Este es un tema tan importante como crucial, puesto que en algún punto de ese camino, si las ideas no convergen, alguien está marginando la esencia de este juego.
 
Los cuatro semifinalistas de Champions League podrían servirnos de ejemplo para comprender las diferencias entre el concepto y la realidad. Y entre ellos el PSG de Mauricio Pochettino y el Manchester City de Josep Guardiola son los que más se acercan a la representación de disparidades futbolísticas que nacen en el alma de sus componentes y exponen la personalidad de sus técnicos.
 
Esta noche en el Etihad mancuniano tendremos una nueva oportunidad para medir distanciadas ‘escuelas’ de aprendizaje y de concreción. De aquí nacen muchos conceptos que nos sirven, también, para entender lugares comunes y situaciones diferenciadas. La respetuosa que obedece al pragmatismo del estratega catalán, y la supedita a esa libertad visceral a la que debe doblegarse el entrenador argentino.
 
Uno escudado en la importancia de la lógica comprobada y el otro entregado a la inspiración del momento, intentarán conquistar un lugar en la finalísima de Estambul. La ventaja, y creo no sólo del resultado, sienta sus posaderas más cerca de la entidad inglesa que de la francesa. Sin embargo, volver a poner en perspectiva la relatividad del fútbol cansa por la redundancia misma del concepto.
 
Deconstruir una idea parte del análisis de un sistema y de haber corroborado su funcionamiento. Entender como se comportan las piezas de un mecanismo es algo que puede no estar en consonancia con lo adecuado de una realidad. Lo palpable, el presente, es lo que termina condicionando una intervención donde las maneras y las circunstancias en que esta se realice serán las que gobiernen con autoridad una situación puntual.
 
Esta noche el Etihad dará el veredicto final de esta primera semifinal -la otra la disputan mañana el Chelsea ante el Real Madrid- Desde el pensamiento futbolístico, el funcionalismo de Guardiola, con la fiereza de su estajanovismo modernizado, esperan allí el despertar libertino de los chicos alegres bajo el laxo comportamiento de Pochettino.
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!