Horarios

Sáb.Jul.02 5:00 PM EDT
Sáb.Jul.02 6:00 PM EDT
Sáb.Jul.02 8:00 PM EDT
Sáb.Jul.09 7:00 PM EDT
Sáb.Jul.09 10:00 PM EDT
Mié.Jul.20 9:00 PM EDT
Mié.Jul.20 10:00 PM EDT
Jue.Jul.21 12:00 AM EDT
Sáb.Jul.30 9:00 PM EDT
Sáb.Jul.30 10:00 PM EDT
Dom.Jul.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: El “karma” de Marcelo Bielsa

Nadie duda de la capacidad técnica de Marcelo Bielsa para dirigir equipos de fútbol. No vamos a poner en juicio sus habilidades estratégicas ni tácticas a esta altura de las circunstancias. Sus logros en las instituciones por donde ha pasado el entrenador argentino hablan por sí mismo sin necesidad de esta introducción ni de su folio laboral. Por donde haya incursionado, incluso en sus brevísimas estancias en el RCD Espanyol y en el Lille francés, ha destacado con su docencia futbolística.
 
Sin embargo, usado este término como un ‘pero’ excusativo, algunos de sus finales laborales no han sido todo lo lógico que las situaciones requieren dentro de una aceptable normalidad, cuando de dependencias laborales hablamos. Quizás, por no contradecir su ‘apodo’ y producto de su particular forma de ser, el ‘Loco’ Bielsa tiene ese propio ‘karma’ que le ha perseguido allá donde haya ido. 
 
Su carrera deportiva, por no entrar en su vida privada, donde no nos incumbe meter nuestro hocico, ha transcurrido entre situaciones propias de la incomprensión del común de la gente, de la sociedad y de las instituciones. Todo aquel que se acerca a él, excepción hecha de un reducido puñado de allegados, entiende que caminar en puntas de pie a su alrededor es una premisa condicional de contacto consentido con el hoy técnico del Leeds United de Inglaterra.
 
Entrar en el análisis de este presente de Marcelo Bielsa requiere, de nuestra parte, de un repaso a su historial sin pretender sobrepasar intereses particulares y relacionados a su intimidad, aunque esto con el técnico argentino sea un casi imposible. Su carácter reservado, parco y meticuloso nos obliga a rodear sólo el contexto deportivo y desde esta óptica evaluar el momento actual. 
 
En ella, se nos hace difícil justificarle ante la opinión pública más allá del corto tiempo en que sus logros le sostienen en sus éxitos, casi todos ellos seguidos por salidas conflictivas y tristes. Su currículum vitae contiene triunfos en el corto tiempo que la respuesta positiva de sus jugadores le dispensan, pero, llega un punto en el que el desconcierto de relaciones con su entorno transforma la situación emocional y todo parece desmoronarse con un asombro que desorienta.
 
Personalmente, sostengo que BIelsa, el hombre, vive desdoblado entre la “bipolaridad” de sus funciones y la realidad de su yo. Entiendo que la dificultad de ser y no querer ser un personaje popular le condena a diario, y que aún no ha podido decidir si ser la persona feliz alrededor de los suyos o la celebridad a que debe responder por su profesión. Todo este escenario le lleva a vivir en la incertidumbre de un estado de ánimo interior que la contradicción de su personaje no acepta.
 
Como si fuese un ‘karma’ que le persigue a sol y sombra, BIelsa, el reputado estratega, sufre ante el BIelsa amante del anonimato. Atrapado entre dos mundos irrenunciables para él hoy, el entrenador del Leeds United está condenado a triunfar sin permitirse transar con los tiempos nuevos, y con jóvenes que pueden aceptar directivas sin pensar más que por un cierto tiempo y no eternamente como Marcelo Bielsa lo demanda.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!