Foto: Getty Images.

Martín Onti: El destino de Ernesto Valverde

Prometo que se le ha dado suficiente tiempo al estudio de una decisión que aún no comprendo en su entera amplitud. El Barcelona ha contratado al zaguero colombiano Jeison Murillo para solventar el déficit de su debilitada zona central defensiva. Hemos hablado casi hasta la saciedad con colegas de los pro y contra de esta operación sin llegar a un acuerdo consensuado que le otorgue razones a quien exigió que fuese el caleño el elegido para cubrir las bajas del belga Thomas Vermaelen y del francés Samuel Umtiti, afectados estos de serias lesiones que no les permitirá sumarse a la disciplina azulgrana con la inmediatez que pide la competencia.
 
Ernesto Valverde fue, bajo su entera y única responsabilidad, quien abogó para que el ex Valencia aterrizara en Can Barça con dudosas jinetas para suplantar a los defensas mencionados y hasta planear con su sombra alargada el terreno del buen y solvente Clement Lenglet.
 
Poca gente alrededor de San Joan Despí entiende la medida. En este racimo se incluye a directivos, inclusive, que aún hoy y tras la firma del acuerdo con Murillo, no saben lo que ocurre en medio del día después. No importa si el colombiano llega por un par de meses o con proyección de futura permanencia en el club, esto pasa a ser anecdótico para el tema central que intenta comprender una decisión ya tomada y ejecutada a velocidad ‘Txingurriana’.
 
Hay tantas variantes en el FC Barcelona que deben tenerse en cuenta a la hora de gestionar alternativas, que lo sorprendente es saber que la adoptada tenga tantas contras y un sólo encaprichado ejecutor a quien, curiosamente, se le ha soltado la mano para apretar el percutor que pocos hubiesen elegido accionar.
 
Queda abierto así el amplio campo de las suposiciones, que es de prudencia callar por ahora, pero que deberían preocupar al actual entrenador del Barça. Valverde ha quedado en evidencia con esta elección suya, así se lo han dejado saber y el técnico extremeño haría bien en coger la esencia del mensaje.
 
Entre las numerosas alternativas, pruebas quizás más adelante de un delito merecedor de condena, se lamentan los juveniles Chumi y Cuenca, los cotizados Andreas Christensen y Matthijs de Ligt, además de los consejeros que brillan por su silencio. Ahora es Jeison Murillo, por de pronto, el dueño de su destino y, sin saberlo, también del de Ernesto Valverde.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!