Martín Onti: El delicado tema Messi

Siempre se regresa al tema Lionel Messi. Es claro que hablar del capitán blaugrana y de la Selección Argentina se transforma en una necesidad para colocar en perspectiva la lógica, por que seguro sucederán cosas, de las buenas o de las malas, que requieren de un punto de vista que deje tranquila nuestra conciencia. A veces, en la soledad del pensamiento y del discurso, se cometen fallos de apreciación y eso termina condenando a quien se arriesga en la opinión. 
 
Dicho esto, uno trata de ubicarse en el punto más favorable para el desglose imparcial de los datos, a sabiendas que estos serán de ayuda para el juicio final. No es prudente ir más allá de una mirada fría para deshilvanar el tema y eso requiere, especialmente con Messi, una disciplina ‘stajanovista’ para escribir enfocado en la certeza de la presunción. Más aún tras un partido como el que enfrentó a Venezuela en Madrid.
 
Los hechos deben ser tan concretos como indiscutibles para poder zanjar una ecuación matemática -que en el fondo de eso se trata- y entender así en qué se ha convertido este problema para el ambiente del fútbol mundial, independientemente de si uno es del Barça, del Madrid, de River Plate o de Boca Juniors, argentino, español, ruso o caboverdiano.
 
Partiré de la premisa, inmodificable para mi, de que Messi es el mejor jugador del mundo y que en la historia de este deporte ya está sentado a la mesa de los otros cuatro grandes que han grabado a fuego sus nombres en la atalaya más alta de este deporte. No hay más candidatos hasta un nuevo y desconocido aviso que todavía no se adivina en el horizonte del fútbol.
 
Para llegar a la etapa anteriormente mencionada, ‘La Pulga’ ha agregado la bondad de su condición humana, esa que marca a los elegidos para ser superiores e indiscutidos en lo que hagan. Es, desde los vestidores, el primero en dar calidez con su cada vez más superada timidez. Un alma desinteresada que emana compañerismo a través de palabras que nunca le sobraron. 
 
Puede que el hecho de ser padre, le haya mejorado en aspectos secundarios y relacionados a su carrera deportiva que antes eran más difícil de descubrir, sin embargo, a ese porcentaje lo considero mínimo. La tranquilidad que conlleva una excelente posición económica suma porque de a poco se acostumbró a entender que tendría dinero en respuesta a lo que él ofrecía. Luego, aceptar que la felicidad es fruto de la mezcla de componentes estuvo en manos de su círculo cercano, entre los que figuran los grupos de apoyo con que cuenta el FC Barcelona, para cerrar la estabilidad que se percibe a su alrededor.
 
Con todo esto, que es una resumida síntesis de su vida, debemos comprender que su fortaleza está centrada en la de un hombre preparado en el altruismo para afrontar retos como el de tratar de salvar a un equipo en ruinas, sin futuro esperanzador y que navega en un mar de mediocridad futbolística producto, entre otras tantas cosas, de esos mensajes sentimentalistas a los que se aferra un país sensiblero al que mentalmente Lionel Messi ya ha dejado de pertenecer.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!