Horarios

Martín Onti: Aristas para limar

Con la Eurocopa y la Copa América en marcha, el fútbol debe cuidar aristas peligrosas antes de que estas desvirtúen la esencia del juego. No iremos más allá de los hechos que viajan en paralelo en estos dos torneos, celebrándose en diferentes continentes, porque el denominador común a tener en cuenta es el mismo.
 
Las actitudes que devienen de estados arraigados en las posturas políticas, se hacen notar de distintas maneras y esto, en cierta forma, no deja de preocupar al fútbol. Hay hechos que suceden en ambas latitudes en las que tanto el ente principal, que es la FIFA, como la UEFA y la CONMEBOL en calidad de unidades de control secundario, deben hacer respetar con la autoridad debida.
 
En Sudamérica, la casa rectora con sede en Luque, Paraguay, parece tener bajo registros más cercanos lo que por ahora constituye una lejana amenaza, a tenor de lo que circula más alrededor de la prensa que en la realidad. Involucrar las diferencias de opiniones políticas, está más en relación a la pandemia que azota aquellas tierras que lo que pinta en este particular el escenario europeo.
 
Lo de Brasil ha sido, quizás, el punto más álgido en el tratamiento del tema de la Copa América 2021 por aquellos lares y en estrecha relación al Coronavirus. Algo que parece haberse sorteado con el 3-0 contundente del debut de los de Tete ante Venezuela y la victoria de Colombia ante Ecuador por la mínima. Esto es, sin lugar a dudas, un punto a favor para la Confederación Sudamericana de Fútbol y la sana continuidad del evento.
 
Sin embargo, mi temor se centra mucho más en lo que viene ocurriendo en la Euro2021, donde desde el inicio de la misma -e incluso desde antes de su apertura y más por un enfoque político-social que pandémico- las diferencias han tenido un punto de vista más amplio de requerimientos analíticos más complejos. A la consabida situación que arrastra la Covid-19 en el viejo continente, a esta Eurocopa se le debe sumar la historia de rencillas territoriales que traen aparejado desacuerdos que nadie espera llegar a ver plasmados sobre los terrenos de juego. 
 
Aunque ayer, en el Austria-Macedonia del Norte, el delantero austriaco, de ascendencia Serbia, Marko Artaunovic, tuvo demostraciones de gestos y gritos de ira contra sus ‘enemigos’ que sólo la intervención del capitán, David Alaba, tapándole la boca, pudo controlar.
 
En la Euro2021, el tema del distanciamiento dentro de la política ocupacional del continente, ha dado un paso más allá de lo esperado con la reacción de Artaunovic en Bucarest. Una cosa es intentar hacerlo a través de una camiseta con mapas de pertenencia –como la camiseta de Ucrania incluyendo a Crimea, territorio ruso desde 2014, como de su propiedad; o Macedonia del Norte incluyendo una letra indicativa de poderío más ficticio que real- y otra, muy distinta, verbalizarse agresivamente como lo hizo Marko Artaunovic ante el macedonio Ezgjan Aloiski.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!