Martín Onti: Ansu Fati

Me he resistido a escribir sobre el joven de moda sobre el que todo España, y parte del mundo, habla tras su debut la pasada semana ante el Betis. A la temprana edad de 16 años Ansu Fati ha impresionado por el potencial futbolístico demostrado. Su segunda aparición, ayer sábado en ‘El Sadar’, el difícil campo del Osasuna en Pamplona, ha servido para verificar y certificar que estamos en presencia de una figura que no será sólo un futuro de medio alcance, sino un presente real.
 
Anssumane Fati, disminuido a ‘Ansu’ para acortar la siempre incómoda pronunciación de un nombre tan largo, nacido en Guinea Bissau y con doble ciudadanía hispana-guineana, marcó ante el Osasuna su primer gol en la jerárquica liga española y su gol, aunque no alcanzó para un triunfo que podría haber sido, sí sirvió para salvar el honor mancillado de un Barça ramplón y poco entendible sin el concurso de Lionel Messi.
 
Es extraña, en general, toda la temática que rodea al conjunto de Ernesto Valverde en este inicio de temporada. Las lesiones que aquejan al equipo; principalmente la de su buque insignia en el primer entrenamiento tras sus vacaciones y la imposibilidad que hasta esta tercera jornada no haya podido debutar, provocan que el panorama azulgrana esté rodeado de cierta incertidumbre, tanto o más que la que atañe a las ausencias de Luis Suárez, de Ousmane Dembélé, y sobre todo a la que genera un mercado que aún permanece abierto con aristas traumáticas para la entidad culé.
 
Pues bien, en el medio de todo ese inmenso escenario de enfervorizadas inquietudes, llega un chaval de apenas 16 años para poner paños de agua fría a un ambiente caldeado y con visos de erosionar la atmósfera de uno de las instituciones más grandes del mundo donde, en apariencia, sólo los probados y experimentados elegidos podrían ser capaces de calmar la ansiedad propia de una caldera como la que es el FC Barcelona durante estos días.
 
A nadie escapa lo que el culebrón Neymar Jr. ha ocasionado, o está ocasionando, a la entidad de Josep Maria Bartomeu; tampoco nadie es ajeno a los problemas, aún no superados, que generó aquella traumática eliminación en Champions League ante el Liverpool y la consiguiente derrota en la final de la Copa del Rey ante el Valencia. Todos estamos enterados de las urgencias que se plantearon desde el vestuario para la vuelta del brasileño del PSG, y de los pormenores que vienen ocurriendo en Can Barça desde la noche de Anfield hasta este empate con sabor a derrota en Pamplona.
 
Por ello escribo de Ansu Fati, porque en el medio de ese confuso ambiente blaugrana en el que hasta un ‘consagrado’ como Antoine Griezmann aparece rendido, emerge un jovenzuelo inexperto, nervioso, en estado de sorpresa y por momentos incrédulo de su realidad, para tirar de ese carro del infortunio que queda al descubierto cuando, de una u otra manera, el gran Leo Messi comienza a desaparecer.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!