Con Neymar descartado, varios jugadores de la “Canarinha” se fueron de fiesta y la policía tuvo que intervenir.