“Vamos güey. No tengo ganas de morir hoy", decía el corredor que se había topado antes con cuatro cachorros a los que estuvo filmando.