Lo histórico y lo emotivo de la alta competencia no se podrían entender sin la intensidad de estos agarrones que nos dejaron sorprendidos.