El golfista profesional Sean Fredrickson y sus pequeños hijos perdieron la vida en un inesperado choque de aviones en Idaho.