El atleta de Kenia derribó el legendario muro de las dos horas e impuso un récord mundial en el maratón de Viena.