Una cheerleader de Texas estaba realizando unos entrenamientos cuando le atacó una serpiente cabeza de cobre, una de las más venenosas del mundo.