La tenista canadiense sorprendió a propios y extraños, no soportó más las marcas del sudor e hizo algo atrevido e impensable.