Horarios

Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: Niños desprotegidos

A propósito de un video muy descriptivo que hemos visto en redes estos días, en el cual la hija del ex campeón mundial mexicano en tres categorías diferentes del boxeo, Julio César Chávez, muestra la impotencia de su dolor, se hace toda una necesidad tratar de impedir que lo de Nicole Chávez vuelva a repetirse. No solamente con los hijos de grandes deportistas, como el boxeador sonorense, sino con todos aquellos expuestos a la cruel fama de sus progenitores.

No se precisa de tanta inteligencia, ni tampoco de un magnificado grado de humanización, para comprender que las más de las veces estos niños que van convirtiéndose en adultos, deben ser tratados con un nivel de diferenciación acorde a las circunstancias, que les permita desarrollar una vida dentro de los parámetros de la normalidad en la que ‘por castigo’ deben transitar.

Son muchos los casos, innumerables diría yo, en que la ficción supera la realidad de estos pequeños personajes. La dependencia de la fama de sus padres les arrastra indefectiblemente si el control no es adecuado en sus días de crecimiento. No ya el caso de Nicole Chávez se hace visible al entendimiento del dolor provocado por las causas que correspondan ser analizadas, sino el error que a pesar de las consecuencias no se admite corregir.

La actitud de los adultos juega aquí un rol fundamental, aún comprendiendo el origen y la cuna de la que ellos vienen. Puede que en la actualidad este punto particular juegue más a favor de la protección de los niños, pero, hay ‘insignificantes detalles’ como para pensar en que el control debe continuar bajo estrictas normas de protección hacia los pequeños.

Ha habido casos, los hay en la actualidad, en que una previsión adecuada y la conciencia de quién se es en este mundo exitista, abre un paraguas sobre la cabeza de deportistas jóvenes como Mick Schumacher en la Fórmula 1, de la promesa que pinta ser Shareef O’Neal en el baloncesto estadounidense, del ejemplo impoluto que fue Paolo Maldini en el Calcio italiano, o de lo que trata de ser Luca Zidane en la portería del Rayo Vallecano en LaLiga.

Sin embargo, siguen existiendo casos que nos dejan con la boca abierta y preguntándonos los numerosos por qué… Algunos podrían ser de carácter ‘sostenible’ desde el glamour que la exposición mediática les exige, como les sucede a los hijos de Claudio Paul Caniggia; y otros, con la expresión de dolor contenido, como el grito de Thiago Messi defendiendo como podía y sabía a su padre del grito de los fans desde las afueras de su casa en Barcelona.

También están los incomprensibles, aquellos que indirectamente provocan el dolor irreparable, como la muerte de Zaki Anwari, de 19 años, jugador del seleccionado juvenil de Afganistán, que creyó encontrar la salvación haciendo de polizonte en un vuelo desde el aeropuerto de Karzai, en Kabul, escapando rumbo a una irrealidad que sólo existe en esa ficción confusa en la que sólo los niños desprotegidos creen.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!