Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Inteligencia emocional

La inteligencia emocional depende más de la bondad del alma que de un buen cerebro. Los momentos límites en que el origen mide el comportamiento de quien la ejerce, describe casi a la perfección la esencia. Acomodarse a las condiciones que en cualquier terreno uno debe atravesar, depende en gran medida de este axioma.
 
Hacer referencia a la actualidad, deja de ser una evidencia por sí sola cuando de mencionar temas comunes de hoy se trata. El fútbol se medirá en consecuencia bajo estas nuevas normativas de comprensión. Las ópticas generales han cambiado desde el mismo inicio de este año 2020, como si hubiese que entender que a partir de aquí el juego debe adaptarse a normas que todavía están bajo estudio. 
 
Por ello hablamos de la inteligencia, de la cerebral con que los coeficientes intelectuales se codifican y la emocional, requerida en condiciones más de carácter humano. De la aplicación de una de ellas dependerá no sólo el fútbol sino también, ciertamente, el futuro de la humanidad. Por más que esto suene a rebuscada perorata.
 
El Covid-19 ha servido para revisar lo que ya se había transformado en ingobernable, al menos en el mundillo del fútbol. Todos sabíamos que íbamos en dirección a un abismo desconocido sin hacer nada en aras de la salvación. El virus sólo ha dado una pista para ello. A continuación, el mensaje debe ser tenido en cuenta para utilizar ambas inteligencias rescatando el juego con la debida y de acuerdo al momento indicado.
 
La suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokyo, de la Copa América, de la Eurocopa, de las ligas alrededor del mundo y el impasse obligado de los deportes en general, debe servirnos para tomar nota y asumir que el cambio, la mutación de intereses y conveniencias, tiene que ir por un nuevo camino.
 
De aquí deviene la inteligencia emocional a que nos referimos. Retomar la vertical dependerá de todos nosotros. De quienes ordenan, de quienes acatan y, fundamentalmente, de quienes ejecutan. 
 
A lo mejor esta nueva era nos remonta a los tiempos en que un saco de trigo era útil en trueque por nueces y manzanas, o mejor, decir que Lautaro Martínez vale un Arturo Vidal más un Nelson Semedo, por más que un Neymar Jr. cueste un Antoine Griezmann y algunas monedas acuñadas a la vera del Mediterráneo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!