Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST

Martín Onti: Fútbol vs. Soccer

A no ser en aquellas ya viejas épocas de Bruce Arena o Steve Sampson, cuando para un servidor Estados Unidos había encontrado un sacrificado y honrado camino a ser parte de una cierta élite futbolística mundial, el juego del Soccer estadounidense reafirma en la actualidad un ancestral concepto que mucha gente tenemos de este deporte que, los de enfrente, llamamos Fútbol.
 
El partido que hace solamente un par de días se llevó a cabo en el estado de Florida entre un combinado de las estrellas de la MLS americana y el Atlético de Madrid, me instó a poner los pies sobre la tierra para ver una deformación de un tipo de deporte que no deseo que quede como herencia, mejor dicho, como perjudicial herencia para quienes vienen de ahora en adelante.
 
Hubiese preferido, con absoluta sinceridad, que la tormenta eléctrica amenazante sobre la ciudad de Orlando no cejara en su intento por espantar ese "espectáculo", sumiéndolo en un olvido tan poseso como el recuerdo que, ahora, debo aceptar de aquel partido en que los españoles vencieron finalmente a un seleccionado de héroes locales que compiten en su torneo nacional.
 
No se trata de estar en contra del entretenimiento. Sería una necedad de mi parte despotricar contra las costumbres de un lugar, contra las normas que han conformado un intercambio de necesidades aceptadas por una sociedad. No podría deshilvanar conveniencias e inconveniencias que son utilizadas cuando estas son correspondidas, ni tampoco criticar la mesa de un anfitrión si he aceptado sentarme en ella.
 
Sin embargo, y porque no pretendo sentarme en esa mesa, sí puedo hacerlo desde la acera de enfrente oponiéndome a cambios radicales del origen mismo de un ‘juego’ -considerando a ese juego como este deporte que en Europa le llamamos fútbol y en Estados Unidos se le denomina soccer- para defenestrarlo como alternativa mercantil y rechazarlo como un anexo a mi esencia.
 
Sinceramente, espero que sólo haya sido una mala idea llevada a cabo por negociantes sin sentido de la importante trascendencia que una institución como el Atlético de Madrid no ha tenido en cuenta, a menos que la inmediatez de las urgencias que profesa su presidente, Enrique Cerezo, dueño de una importante empresa de producciones cinematográficas, lo haya aceptado como parte de un acuerdo comercial… y ni aún así.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!