Martín Onti: Épica pura para la historia

Se necesitaron 13 largos y emotivos sets para dirimir una batalla épica. La que por el momento albergará Wimbledon como la más longeva de la historia del tenis y que acaban de escribir el serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer. Un partido de connotaciones cambiantes, especiales y de silencios técnicos a favor del alma que pusieron ambos para ganar en Londres esta tarde.
 
Una intensidad emocional que fue in crescendo a medida que el 5º set quedaba atrás y se ingresaba en los emotivos tiempos camino al ‘tie break’. Una especial descripción de este encuentro entre dos grandes deportistas no alcanzaría sólo detallando la fortaleza del serbio para imponer su táctica y la del suizo trabajando su técnica depurada para sentenciar el partido. No, eso sería no hacer honor a lo que vimos hoy.
 
Hubo dos grandes tenistas sobre el césped de Wimbledon que marcaron una historia en épocas modernas que pone al tenis en el pináculo de la gloria. Fueron casi 5 horas de tensa disputa con cualquiera de ellos a punto de tocar el cielo en la inmediatez de cada set, hasta que el destino se decidió por ‘Nole’ cuando las fuerzas menguaban y el decimotercero asalto llamaba a extenuación.
 
Es muy complicado poner por escrito en una opinión las sensaciones de este juego sin caer en la espiritualidad de que obliga. El resultado, al margen de la explicación técnica de la exquisitez de Djokovic y Federer, no puede dejar de tener ese sentimiento especial que cada aficionado ha tenido de este partido épico entre estos 2 fantásticos tenistas. 
 
Uno hace un repaso a los anales del ‘deporte blanco’ y difícilmente pueda dejar de lado a través del tiempo esta final en la Catedral del Tenis. El testigo de la gente que no abandonaba el recinto londinense hasta bien concluido el juego, marca este momento inolvidable en el que ambos lloraron, uno en la victoria y el otro en la derrota, pero que también les encontró sonrientes en la gloria compartida que este deporte les ha deparado en su grandiosa inmortalidad.
 
Épica, historia y gesta inmortal se acaban de dar la mano, para siempre, en uno de los torneos más importantes del planeta tenis. Cita obligada en cualquier hemeroteca de quien se precie de admirador del deporte en general, le guste o no el tenis, esta final de Wimbledon debe ser material indispensable para comprender las emociones del ser humano.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!