Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: Complot, virus e incongruencia

MADRID, España.- La responsabilidad mal aplicada debería ser una asignatura obligatoria que castigue a quienes teniendo la opción de ejercer una autoridad de manera correctora, terminan ejerciendo un autoritarismo pernicioso para la humanidad. Hay momentos límites en los cuales la razón debe ser el común denominador de una situación a nivel particular, para que esta no termine resultando nociva a nivel general. Está claro que deberíamos preguntarnos adónde está el origen de esta temática en el deporte mundial. 
 
Por suerte en el Baloncesto –y esto es un deseo que se repita- los directivos de los Brooklyn Nets encontraron el inicio de un camino ejemplar con sentido y excluyeron categóricamente al base del equipo, Kyrie Irving, de su plantilla. De nada le sirvieron al deportista sus ‘razones o sinrazones’ para negarse a la vacunación contra la Covid-19 y continuar así, arriesgando la salud de compañeros de juego argumentando un complot satánico contra la raza a la que pertenece.  
 
Muchos son los casos de ‘negacionistas’ que reniegan de vacunarse, rechazando una solidaridad que el mundo, en condiciones de incertidumbre, exige a quienes lo habitamos. Por suerte, el porcentaje que rehúye a vacunarse, que se dice en la NBA alcanza un escaso 8% de implicados, entre los que se encuentra también el canadiense Andrew Wiggins de los Golden State Warriors de San Francisco, es menor ante el mayoritario resto de deportistas con la conciencia en su lugar.
 
Pero, no sólo el Baloncesto americano demuestra que la implicancia de quienes dirigen los estamentos deportivos alrededor del planeta deben hacer valer su poder y razonamiento, sino también aquellos que se transforman en cómplices apoyando con su mutismo la negación de lo evidente.
 
El Fútbol Americano se suma a la lista de estos ‘colaboracionistas del mal’ -por llamarles de alguna forma- donde Lamar Jackson, mariscal de campo de los Baltimore Ravens, persiste en negarse a las vacunas a pesar de sus probados contagios. La misma opción defienden el receptor de los Buffalo Bills, Cole Beasley, y otro quaterback, como Kirk Cousins de los Minnesota Vikings, que son, potencialmente, focos contaminantes para sus compañeros de profesión.
 
El Tenis es otro de los deportes que incide desfavorablemente, con el ‘aporte’ de consolidadas figuras como el serbio Novak Djokovic, el griego Stéfanos Tsitsipás o el francés Gilles Simon negando absurdamente la existencia del virus. El Golf tiene lo suyo también. La petulancia de Bryson DeChambeau, un anti-vacuna declarado, de quien se dice en los círculos internos de este deporte que bien podría haber sido la causa de contagio de otros golfistas; sin pretender culpar al estadounidense de la no participación del español Jon Rahm en las recientes Olimpiadas de Tokyo. 
 
Para nada se queda afuera de esta ‘presunción’ el Fútbol, sólo que hablar sobre este requiere un artículo más detallado y extenso yendo más allá de lo que deja ver lo superficial. Lo sucedido en la reciente UEFA Nations League, donde tras el contagio de Adrien Rabiot en el campeón, Francia, no pasaron más de dos escasos días para que Theo Hernández haya dado también positivo por Coronavirus, es sólo una muestra del silencio conveniente a nivel planetario en el tratamiento de este tópico. 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!