Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.03 12:00 AM EDT

Martín Onti: Las variantes del desvarío

A manera de ejercicio en un reino lejano que bien podría ser real o irreal dependiendo de la cabeza en la que los pensamientos circulen, podríamos exponer, con aciertos o desaciertos, lo que sucede en el confuso fútbol español de la actual temporada.

Desde el inicio de la campaña en pleno curso, y ya pasado el ecuador de las competiciones correspondientes, las perspectivas de análisis tienen, a esta altura, suficiente y sólido material para justificar escenarios con probados hechos desde un ángulo crítico, por más que para los conservadores estos puntos puedan contener impurezas del pensamiento.

Hay personas que desconfiamos de lecturas tan deglutidas y fáciles de abrazar. A veces, lo que se deja entender con tanta claridad suele ser motivo de alerta para algunos intelectos, y aceptar justificaciones tan livianas casi siempre va en contra de la búsqueda de esas razones que hacen ruido en la casa ajena.

El torneo de la liga española que se ha ido ordenando, en apariencia, con un Real Madrid líder y un Barcelona como seguidor con adversarios a considerable distancia, no deja de desbaratar lo kafkiano de una hipótesis que apunta a una resolución de que LaLiga se decantará finalmente a favor de uno de ellos. Visto desde la validez de las fuerzas institucionales a todo nivel, la presunción nos conduce a pensar que el agraciado final en esta competición será uno de ellos.

Es de tener en cuenta además, que la Champions League les permite gozar, a ambos, de la continuidad que la importancia del evento de clubes más destacado del mundo necesita y les ofrece. Pasar en Europa a la siguiente fase era una obligación forzada por condicionantes mercantiles y luego deportivas. La Champions sin el Madrid y el Barça es lo misma que un zoológico sin animales.

En cambio, ceder en una competición secundaria, casera y ya devaluada incluso con los grandes equipos participando en ella, como la Copa del Rey, sirve más para el auge exponencial deportivo de quienes menos oportunidades de ‘mostrarse’ internacionalmente tienen, por más que intentemos suponer que Arabia Saudí se pondría muy contenta con ver en Jeddah al Mirandés y al Granada en una hipotética final de la Supercopa de España.

Variar en el desvarío tiene la salvedad de asumir la realidad como un equívoco para quienes el incómodo presente les juega en contra, aunque este sea una verdad de aristas sin fisuras. Lo demás entra en el terreno de las culpas por los pésimos planeamientos de las entidades que deberían tener la obligación de responder futbolísticamente de acuerdo a sus descomunales presupuestos.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!