Horarios

Martín Onti: La resurreción y el después de Real Madrid

MADRID, España.- Increíble pero cierto, no dan crédito a veces mis ojos para leer lo banal y analizar lo imposible, lo que no tiene ningún valor de ser ni siquiera hablado en una mesa de café entre amigos. La victoria del Real Madrid sobre esta paupérrima versión granadina no merece ser comentada más allá de los ribetes fantasiosos que los aficionados, los de las gradas y los de escritorios, se esfuerzan por realzar.

El triunfo categórico del Real Madrid 9-1 sobre el conjunto andaluz de Abel Resino -debería acotar además de Quique Pina para quien pretenda entender por donde van los verdaderos propósitos- es lo menos que podría haber hecho un equipo de elite contra una entidad entregada al desuello mucho antes del comienzo de la brega en el Santiago Bernabéu.

Aclarada esta esperpéntica puesta en escena, es conveniente entender que en algunas ocasiones los partidos de fútbol se deciden alejados del verde césped en el que se protagoniza el juego. Que antes de saltar al campo ya no existen razones para argumentos, otros que tomarlo como un aperitivo antes del almuerzo, y va esto por el horario en Europa, pero, más por lo que se proyecta en la lejanía de otros continentes donde ver al Real Madrid “golear y gustar” es sinónimo de ventas a granel de sus camisetas, más si es la de Cristiano Ronaldo, autor de cinco goles ante este Granada de Resino y Pina.

Pero no todo queda allí, la idea no se trunca en la absurda exposición del triunfo, ni en el pretendido buen juego ante un conjunto inexistente, como tampoco el quinteto de su estandarte de batalla, ni el regreso de James Rodríguez, el liderazgo de Luka Modric, o la picardía ahora ‘latinizada’ de Gareth Bale.

Lo peor, o más triste, desde mi esquinado ángulo con imparcial visión obturizada quizás, son las declaraciones posteriores de directivos del club blanco, llámese Emilio Butragueño o quien sea, describiendo esta victoria como una batalla pírrica contra nadie y la exaltación de un Aquiles, que sin Patroclo, se desquita punzante de sus fantasmas aniquilando una sequía preocupante para los intereses económicos ahora ‘restablecidos’ del Real Madrid.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!