Martín Onti

Martín Onti

Martín Onti

Nadie en el contexto futbolístico podría rechazar dogmas establecidos y convertidos en realidad a través de la historia.

El verso y la prosa, las dos expresiones literarias, responden a direcciones opuestas de conformación de una obra.

La locura, en consecuencia, deja de ser locura. En circunstancias normales este final de liga de parafernalias pautas en juego.

Las promesas de que cambiarían los resultados de este gran circo quedó sólo en eso, en pretensiones de una credibilidad.

A España sólo le queda la presencia del Villarreal de Unai Emery como invitado inapropiado a una fiesta de manteles largos.

Cesar Azpilicueta (2-R) Chelsea and teammates celebrate after winning the UEFA Champions League semi final, second leg soccer match between Chelsea FC and Real Madrid in London, Britain, 05 May 2021. (Liga de Campeones, Reino Unido, Londres) EFE

La ingenuidad y falta de efectividad llegaron a un acuerdo tácito en Stamford Bridge para que el Chelsea se quedara con el triunfo.

Los cuatro semifinalistas de Champions podrían servirnos de ejemplo para comprender las diferencias entre el concepto y la realidad.

El fútbol debería ser considerado con calificativos que acepten sinónimos de diversión y nunca de rencor.

La institución de Joan Laporta claudicó deshonestamente con sus acólitos en el momento menos esperado de una angustiosa temporada.

Para un entrenador, conocer a sus futbolistas es tan esencial como entender el juego.