Horarios

oto durante la premiacion de la Competencia de Natacion, en los XXII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, Categoria 1500m Libre Varonil Final 2, en la Foto: Mateo de Angulo(COL), Marcelo Acosta(ESA), Alejandro Gomez(VEN)Mexsport

VERACRUZ, México.- Cuando nada 30 vueltas a la piscina, prueba que ganó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, el salvadoreño Marcelo Acosta se pierde en soliloquios con la boca cerrada, gracias a los cuales puede espantar la soledad.

 
"Uno se siente solo en los 1.500 metros libres y yo aprovecho para, en el medio de la prueba, comunicarme con mis papás y con Dios, es un buen momento para estar conmigo mismo. El cansancio llega a ser grande, pero jamás dejo de disfrutar", asegura a Efe.
 
Acosta es el héroe de la delegación de El Salvador en los primeros cinco días de los juegos regionales, después de los cuales se ha ganado un respeto como el mejor en distancias largas del concurso de natación, luego de reinar en los 1.500 metros con un tiempo récord de 15:22.43 minutos.
 
Es el tiempo más veloz en la prueba en 88 años de los juegos, pero Acosta, originario de San Salvador, no se impresiona con su proeza porque la considera mínima si la compara con su sueño de ganar una medalla en Juegos Olímpicos.
 
"Este año he bajado más de 40 segundos a mi registro y me veo por debajo de los 15 minutos dentro de poco, quizás para los Juegos Panamericanos de Toronto en el próximo verano", señala.

 

 
Se trata de un adolescente de 18 años que pronto se irá a estudiar la carrera de administración deportiva en Estados Unidos, una buena oportunidad para trabajar la técnica en el país que domina la natación.
 
Empezó en el deporte a los cinco años porque sus padres creen que todo niño debe aprender a nadar y a montar bicicleta; pronto empezó a sobresalir y este año dejó de ser una promesa para convertirse en el principal deportista joven de su país, al ganar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de la Juventud.
 
Fue segundo en la final de los 400 metros estilo libre, prueba en la que terminó segundo en Veracruz. "Aquí son dos medallas, para ser mis primeros juegos está bien", dice a los periodistas que lo requirieron en masa en Veracruz.
 
"Me entreno dos horas por la mañana y dos por la tarde, debo mejorar mi técnica para bajar los tiempos y por lo demás soy una persona normal, con mucho apetito. Me encanta la carne, la leche, la tortilla de huevos, el pescado y el güisquil (chayote)", confiesa extrañado porque le hagan preguntas raras sobre su intimidad.
 
Es entrenado en San Salvador por el técnico Óscar Moreno, quien lo prepara para que esté entre los mejores, algo posible si se toma en cuenta que este año fue el segundo mejor juvenil del planeta.
 
"Los 1.500 metros son duros, a veces sientes que te estás muriendo, pero ni aún así yo dejo de sentir felicidad", cuenta agradecido porque ve cerca la posibilidad de llegar a ser el hombre que soñó cuando era niño.
 
Reconoce que en Centroamérica y el Caribe las condiciones son difíciles, pero no es imposible que una persona de esa región realice grandes hazañas.
 
"Ahí tienen al tipo ese de Guatemala (Erick Barrondo), que ganó plata en caminata en los pasados Juegos Olímpicos, es un gran ejemplo ese chico, no lo conozco, pero he leído sobre él", dice.
 
Le da risa que sus amigos le digan loco por acostarse temprano y nadar distancias tan largas, pero no los contradice.
 
"Tal vez sea verdad, en todo caso a mi no me gusta la cordura", asegura el nadador, una especie de héroe discreto de los juegos de Veracruz 2014, que maneja un bajo perfil porque considera que debe primero superarse a sí mismo. EFE

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[