Tras la polémica por la creación de la Superliga Europea, el conjunto de Raúl Jiménez decidió autoproclamarse campeón de la Liga Premier.