La ansiedad llevó a Alberto Moreno, suplente en el Liverpool, a cometer este muy sorprendente acto. ¿Le habrá dado terapia Klopp tras el partido?