Situación inmejorable para adelantar en el marcador al Bournemouth, pero Harry Arter envía el balón a la luna. ¡Peor imposible!