Tras salir campeones de la Premier League, los "Blues", con Fàbregas y Pedro como voces líderes, se dejó arrastrar por la pegajosa canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee.