Arsène Wenger fue el centro de esta pugna aérea escenificada durante la derrota del Arsenal ante el West Brom ¡La cosa arde!