El defensa neerlandés no pudo marcar en un primer cabezazo, pero en la segunda oportunidad no perdonó.