En las entrañas del vestuario del Liverpool vimos algo único. Salah y De Bruyne compartían una charla amigable hasta que llegó Klopp y... se unió