Un grupo de fans Red Devils entraron en el estadio en protesta contra los dueños del club, lanzaron bengalas y tuvo que intervenir la policía.