Ahora sí, el Manchester City despierta y David Silva tiene una ocasión inmejorable para abrir el marcador y el balón se va apenas desviado.