Joe Allen del Stoke City logró tocar el esférico, pero no fue suficiente para evitar la caída de su marco.